¿Sabía usted que menos del 20% de todas las instalaciones de fabricación en Estados Unidos y aún un menor porcentaje en otros países han implementado un programa de gestión de lubricación que cumple con las mejores prácticas?

La contaminación puede ser el culpable de hasta un 80% de las fallas críticas, en cualquier caso. Una vez que la contaminación invade su aceite, debe ser filtrada, incluso el aceite nuevo debe ser filtrado. La contaminación degrada la viscosidad y la superficie.

Siempre que se realiza una auditoría de equipos se encuentra que  los respiradores que utilizan no son los adecuados, como los tubos (Cuello de ganso) que se instalan constantemente en los equipos. Estos son respiradores abiertos que se encuentran en todo tipo de equipos que operan en condiciones húmedas, como molinos de acero, fábricas de papel, incluso en sistemas que operan al aire libre, absorbiendo la contaminación del medio ambiente.

Las buenas prácticas en lubricación y selección de filtors disecantes, ayudarán a eliminar las fallas tanto como sea posible para continuar produciendo. Es menos costoso mantener la contaminación fuera de los sistemas de la máquina que quitarlos después de entrar y causar daños.

La contaminación se clasifica en tres tipos:
– Contaminación de Partículas
– Contaminación del agua / humedad
– Contaminación por calor

La contaminación de partículas considera tanto los contaminantes que están en el  fluido y los contaminantes que están en los equipos o  el cuidado inadecuado para el almacenamiento de los lubricantes y componentes de la máquina. Típicamente los lubricantes están previamente contaminados debido a las prácticas de almacenamiento y manipulación que facilitan la infiltración de humedad y partículas. El almacenamiento y la manipulación inadecuados pueden ocurrir en varios lugares, como el transporte, la instalación y cadena de distribución. El lubricante es bombeado en tanques, barriles, camiones, a través de tuberías, bomba, etc. Si alguna de estas áreas no se limpia adecuadamente, el fluido podría estar contaminado o peor. El análisis elemental como la espectroscopía o FTIR (Fourier Transform Infra-Red), viscosidad, recuento de partículas y TAN pueden determinar la calidad del “nuevo” lubricante y proporcionar una línea de base para lo que debe hacer para acondicionarlo para su uso.

El objetivo del programa de control de la contaminación por lubricación es mantener la contaminación fuera de sus máquinas. Las partículas, el agua y el calor se combinan para acelerar la degradación del lubricante. La eliminación de estos factores, tanto como prácticamente se puede, se prolongará la vida del lubricante, y aumentar la fiabilidad exponencialmente.

Lo invitamos a formar parte de nuestro curso de Lubricación Maquinaria (MLT-1), dictado por TRICO, líder en gestión de lubricación y ofrecemos la certificación internacional por ICML.  Se llevará a cabo en la sede de Gamma Soluciones en Lima.
Curso: 11 al 13 de Octubre
Examen: 14 de Octubre